HomeArquitectosPhilippe Rotthier. Guardián de la ciencia arcaica
architect-rotthier-portraitarchitect-rotthier-portrait

Philippe Rotthier. Guardián de la ciencia arcaica

Philippe Rotthier nació en 1941. Diplomado en arquitectura en La Cambre de Bruselas en 1964. Como socio fundador, colabora con André Jacqmain en el Atelier d’Architecture de Genval de 1965 a 1972.

En su juventud, viajó por medio mundo, del hemisferio norte a sur, recorriendo también todo tipo de islas: las Azores, Canarias, Irlanda, las Hébridas, las Shetland, Islas Feroe, Islandia, Groenlandia y la bahía de Disko. En todas ellas se fijó particularmente en el tipo de construcciones, sus técnicas y las formas, lo que más tarde le serviría para sus estudios.

En 1973, se estableció en Ibiza, donde construyó y renovó 80 casas fiel al estilo de la arquitectura tradicional ibicenca. Fruto de sus estudios sobre la arquitectura vernácula y del modo de vida tradicional ibicencos, en 1984 publica ‘Ibiza. Le palais paysan‘, un ensayo completo sobre la sabiduría técnica de la construcción tradicional ibicenca, asociada a la mitología y el conjunto de los rituales. Este trabajo de observación e investigación enlaza con su práctica constructora y las casas que edifica en Ibiza son una excepción dentro de la mega estructura turística de los años 70 y 80.

1. Puerto de Ibiza en los 70 (Foto: Biblioteca de la Facultad de Empresa y Gestión Pública Universidad de Zaragoza CC BY 2.0/ 2. Finca ibicenca Can Frare Verd (Foto: JanManu CC BY-SA 3.0 (Changes made. Link to original)

Philippe Rotthier además ha tenido un papel activo en la preservación del patrimonio arquitectónico de Ibiza, principlamente a través del Taller d’Estudis de l’Habitat Pitiús (TEHP), fundado por él en 1985. Además, en 1982 funda el Premio Europeo de la Reconstrucción de la Ciudad y en 1986 la Fundación para la Arquitectura en Bruselas.

Las casas en las que interviene el arquitecto belga han sido edificadas según las técnicas tradicionales y su concepción se orienta a darles un máximo de autarquía. Rotthier se convirtió en un especialista en la vivienda arcaica, siendo en su época uno de los pocos arquitectos de las Baleares con el conocimiento y la madurez para construir casas que se relacionaban con una tradición milenaria.

finca-ibicenca-rotthier-frontside

© Kelosa | Ibiza Selected Properties

Su estilo personal es prácticamente invisible en la gran mayoría de sus obras, incluso en las de nueva planta, llegándose a confundir con rehabilitaciones de fincas ibicencas. A pesar de eso, su arquitectura busca reunir una tradición arcaica y un modo de vida modernos. La intervención perceptible de Rotthier se limita a unas ligeras ‘pinceladas’ sobre la finca original, justo lo suficiente para adaptarla al estilo de vida y hábitat modernos. Las intervenciones características del belga son por ejemplo:

·Ampliar el tamaño de ventanas y colocar claraboyas en el techo para permitir mayor entrada de luz en el interior, ya que las fincas originales solían tender a ser un tanto oscuras.

·Aumentar la altura de los techos en las habitaciones más bajas, como los dormitorios de la planta superior.

·Ampliar accesos entre las estancias y abrir nuevas puertas hacia el exterior, para crear nuevas terrazas y espacios abiertos, que adapta la vivienda al estilo de vida moderno del Mediterráneo.

finca-ibicenca-rotthier-living

© Kelosa | Ibiza Selected Properties

·Cuando se trataba de construcciones de planta nueva, se ampliaba el tamaño de las estancias en general.

·El enlucido de algunas de sus casas contiene pigmentos de tonos ocres y tierra, lo que hace que la construcción se integre todavía más con el paisaje. Otras, sin embargo, son blanqueadas con cal igual que las fincas tradicionales.

·En caso de intervenir en los techos, era propio de Rotthier acudir a técnicas de construcción de cañas al estilo de las barracas valencianas, las construcciones tradicionales del litoral y albuferas de la Comunidad Valenciana.

© Kelosa | Ibiza Selected Properties

Su método de diseño y producción arquitectónica ha sido objeto de numerosas publicaciones, de las que destacan sobretodo tres: Maisons sur l’île d’Ibiza (1990), Arquitecturas arquitectónicas Ibiza (1997) y XXX à Ibiza (2003). Estas tres publicaciones son significativas porque no se ciñen únicamente a describir la disciplina arquitectónica de Rotthier, sino que explican el trasfondo de un movimiento ideológico que tiene sus orígenes en la contracultura hippie, muy presente entre los jóvenes en Ibiza en los años 60 y 70.

A principios de los setenta en España coinciden el ocaso de la dictadura y el inicio de la industria del turismo masificada, donde liberación y represión compaten un mismo escenario. Particularmente en Ibiza, la nueva mentalidad de apertura social convive con las últimas manifestaciones de cultura y economía tradicional.

Es en esos años cuando Rotthier, junto a su amigo el fotógrafo Philippe de Gobert, llevan acabo actividades relacionadas con el happening, la edición independiente, en un ambiente que respalda la concienciación del individuo en relación a su entorno natural. Son movimientos artísticos y sociales influenciados directa o indirectamente por las posturas de la Internacional Sensacionalista y las ideas de Mayo del 68, Allan Watts y Mircea Eliade, que propugnan el uso de las energías renovables y el rechazo al dominio del uso del petróleo y sus derivados, y la energía nuclear. Artistas, escritores, arquitectos, fotógrafos, cineastas, entre otros, han rodeado la trayectoria y el recorrido intelectual de Rotthier desde los años que llegó a la isla.

En cierto modo, Philippe Rotthier “huye” de su Bélgica natal y de la profesión de arquitecto como se vivía en aquel momento, y experimenta en Ibiza una transformación profunda en la concepción y en el objetivo del oficio. Fascinado en seguida por la belleza y la justeza de las construcciones rurales de la isla, analizará primero con una visión científica y etnográfica la razón de esa fascinación para poco después aprender sus reglas.

traditional-ibizan-finca

Finca Ibicenca (Foto: Kelosa CC BY 2.0)

Su propia casa en los años 70 le servirá de laboratorio y la fijará en papel en uno de los estudios más completos que se han hecho de la cultura tradicional, el hábitat y los ritos de la que es el resultado. Después pondrá en práctica estos conocimientos en construcciones de nueva planta o intervenciones en fincas ibicencas, prácticamente imperceptibles, que de otro modo probablemente hubiesen sido derruidas a golpe de cemento, ya que en esa época en Ibiza imperaba el “progreso” y la nueva construcción. Paralelamente, el arquitecto belga dedicaba una parte cada vez mayor de su tiempo a divulgar las cualidades de las casas rurales, así como a defender la mejora de la calidad de los entornos semi-rurales y los pequeños pueblos de la isla.

Rotthier pasó de la fascinación personal a la concienciación social. Según explica en XXX à Ibiza (2003), hacía falta otra forma distinta de entender la arquitectura y la calidad de vida en un entorno en el que, según él, el pasado y el presente colisionaban de forma incoherente, con grandes saltos y pocas continuidades. Además, la frontera tan evidente de espacio físico dejaba patente que la situación macro social y económica imponía una presión insostenible sobre el suelo de la isla.

Philippe Rotthier es el antagonista del modelo imperante de la explotación urbanística, con una firme oposición a la mayoría de los elementos que lo definen. Estos principios se materializaban, por ejemplo, en el método de trabajo tradicional (que incluía un equipo de artesanos), en preservar las antiguas construcciones, en una doctrina de trabajo establecida en términos de relación con el entorno o en la privacidad como objetivo de las construcciones; en contraste con lo colectivamente significativo y económicamente rentable.

Además, el belga construye poco y lentamente. Sin embargo, este poco testimonio contiene más ciencia que la producción cotemporánea de los 70 y 80. Según Rotthier, “no se puede economizar el tiempo, no se puede simplificar o industrializar la arquitectura vernácula.” Las fincas ibicencas surgen de la tierra, siguen su movimiento y se funden con el paisaje. Construidas con las manos del payés que trabaja la tierra, de la que saca los materiales para la obra, que son también los que exigen el mínimo transporte y la mínima transformación del paisaje.

Rotthier ha sido además un catalizador que difunde su acción junto con la de muchos colaboradores y compañeros, viajeros, nativos, habitantes rurales y urbanos, testigos antiguos y nuevos. Numerosos estudiantes de arquitectura hicieron sus prácticas de aprendizaje junto a Rotthier, que ha servido como pudo de apoyo y estímulo a la creatividad y a la difusión de la arquitectura y las artes, que se materializa en los Archives de l’Architecture Moderne (AAM).

El arquitecto belga ha sido una pieza importante para la conservación del patrimonio cultural y natural de Ibiza, en impulsar en una época clave la concienciación de habitantes y, en consecuencia, de políticos, al divulgar y advertir que el desarrollo desmesurado inevitablemente conduciría a la sobreexplotación, y eso significaría un dramático final para el encanto y la belleza de la isla.

finca-ibicenca-rotthier

 © Kelosa | Ibiza Selected Properties

La conservación de la riqueza cultural y la protección del espacio natural de un lugar incide directamente en una mejora del estatus de dicho lugar a medio y largo plazo, evitando a su vez una sobredependencia del turismo de masas que, al fin y al cabo, es el público menos leal y los beneficios que aporta son para unos pocos empresarios. El modelo de crecimiento más ‘contenido’ que desde entonces ha experimentado Ibiza ha demostrado ser más sustancioso, presentando en la actualidad cifras récord de visitantes año tras año y estableciéndose como destino de referencia mundial para el turismo de lujo. Después de reconocer su potencial, la clave del éxito para una isla con un territorio muy reducido (572 km²) ha sido diversificar y buscar elevar el estatus de sus visitantes, implantando medidas políticas concretas como por ejemplo limitar la nueva construcción a hoteles de cinco estrellas. A día de hoy se está fomentando el turismo fuera de temporada alta y así reducir la presión de la estacionalidad, otra medida que resulta positiva sobretodo por la clase de turismo que esto atrae.

Desde 2006 Philippe Rotthier divide su tiempo entre Ibiza, Bruselas y Polinesia, donde, en un motu en la isla de Tahaa, construyó su propia casa con materiales locales (como no podía ser de otra manera). En 2011 funda el Museo de la Arquitectura – La Loge en Bruselas, dedicado a la creación contemporánea.

rotthier-prize-2017

Rotthier Prize 2017

 

 

 

 

Referencias:

Rotthier, P et Joachim, F. (1981). Ibiza. Le Palais Paysan. Eivissa: T.E.H.P./A.A.M.

Rotthier, P., Culot, M., Loze, P., Thiébaut, A., Breitman, M., Marí, B. et Mierop, C. (1984). Maisons sur l’ile d’Ibiza. Bruxelles: Archives d’Architecture Moderne

Rotthier, P., Culot, M., Marí, A., Planells, C., De Gobert, P., Marí, B. et Mierop, C. (1996). Architectures. Bruxelles: TEHP/A.A.M.

Rotthier, P. and Gobert, P. (2003). Treinta años en Ibiza, 1973-2003. [Sant Josep]: TEHP.

Oxford Index. Entry: Rotthier, Philippe. [online] Consulted: 15/12/2016

European Prize of Architecture Philippe Rotthier. Official Site. [online] Consulted: 10/01/2017

Archives d’Architecture Moderne. Official Site. [online] Consulted: 11/01/2017

Ferrer Abarzuza, A. (1974). La casa campesina de Ibiza. Madrid: Narria. [online] Consulted: 10/01/2017

 

Es posible que las fotos y los contenidos llegan a nosotros por diferentes canales y en ocasiones es difícil conocer el/la autor/a o la fuente original del contenido. Siempre que nos sea posible añadimos el autor del mismo. Si eres el autor de algún contenido (imagen, video, fotografía, texto, etc) y no apareces correctamente acreditado, por favor ponte en contacto con nosotros y te nombraremos como autor/a del mismo. Si apareces tú en alguna imagen y crees que atenta contra el honor o la privacidad de alguien nos lo puedes comentar igualmente y será debidamente retirada.

Los editores de Kelosa Blog no somos responsables de las opiniones o comentarios realizados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores. Aunque tu comentario aparezca inmediatamente, en Kelosa Blog nos reservamos el derecho de eliminarlo (en caso de usar palabras malsonantes, descalificaciones o faltas de respeto) así como de editarlo (para hacerlo más legible) o si atenta contra la integridad del sitio web.

631

Leave a Comment